domingo, marzo 26, 2017

Horacio Salas / Mate pastor















(Fragmento)

Finalmente
se sabe que
en las permanentes temporadas del celo nocturno
cuando las aves del sexo preparan sus garfios en la
  oscuridad
las calles se pueblan de extraños contornos y cualquier
   mínimo asomo de calor
la brevedad de una pollera una sonrisa el ritmo de unos
   pasos
pueden transformar la habitual tranquilidad de las
   conversaciones académicas
y después de triturar los helechos de la corrección
uno busca las orillas de un vestido ajustado para que las
   manos sientan
que la libertad es un camino a ras de piel
y que el amor es entre otras cosas una interminable
   secuencia
de trivialidades encaminadas al orgasmo
En esa peripecia en esa navegación corsaria a través de
   los muslos
uno vuelca en los espejos los pequeños recuerdos las
   costumbres del ocio
el sol ensañándose en los cuerpos
sabe sin embargo que nada podrá igualar a los feroces
   temporales de la lengua
a los destrozados puertos que noche a noche se aniquilan
transversalmente en una cama
en las proliferaciones del semen en una marca en el
   cuello
en las condecoraciones de humedad en las paredes
Entonces uno recorre infinitas habitaciones cuentos que
   repite la memoria
y esa mujer que se muerde los labios se adueñó del
   rostro que jadea en su oído
Nada podrá impedir que un hombre y una mujer se
   amen
ni las tribulaciones del cansancio ni la vejez de las
   palabras
ni los frecuentes reproches
Los dos conocen de antemano las fatigas que abruman
  la piel
los intransitables senderos de las pesadillas
pero como oficiantes de un rito que desafía el rigor de la temperatura
en las tinieblas o en la precisión de una luz calcando
      mapas
ni el hombre ni la mujer pueden vivir separados
y como conocen sus limitaciones tratan de encontrarse
   en un silencio
que sólo interrumpen las escasas palabras de un lenguaje
   incoherente y secreto
A la distancia
aferrado al cordón umbilical un hombre flota en el
   vacío
mientras una lluvia de meteoros colorea los planos del
   espacio
y alrededor de Alfa del Centauro dos manos —de
alguna manera hay que llamarlas-
repiten sin saberlo que en las permanentes temporadas
   del celo nocturno
el estrépito del sexo -digamos de la vida-
constituye la prioridad primera de las células.

Horacio Salas (Buenos Aires, 1938), Mate pastor, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1971




2 comentarios:

  1. Tipico poema de un gran autor sesentista que poetiza sobre la nostalgia del sexo. Es un poema PAJA. inactual. El hombrfe que lo escribió debe haberlo escrito en una noche solitaria, mientras su mujer ( por suerte) dormías y los hijos de ambos ( por suerte o no) ya se habían ido de su nido y ahora tienen hijos que son los nietos del poeta actual y vienen a visitarlo los fines de semana. Es una poética perfecta en su forma, derrotista en su espiritu y lacrimógena en tanto expresión de su realidad existencial. Esa atmósfera de derrota doméstica y personal no le conviene a la poesía. Charles Boudelaire jamás se la permitió. El lamento de Salas es unb lamento que se abraza con lños tangueros y la peor melancolía argentina, que tantos savandijas nos ha dado en lo político. No me gusta el llanto tanguero porteño. Me parece siempre una impostación del dolor con acceso a lo "internacional". Ese lamento es buebamente falso pero lo reconozco inscripto en una tradición argentina a la que adhirieron muchos, y en la que se complacieron, como Gelman ( por citar caso emblemático, quien casi obtiene el Nobel de Literatura) y cultivó desde siempre una poética que quiso dialogar con "el llanto ajeno", sin vivenciarlo. Hay en esto, una necesidad intrínseca de adueñarle del ánimo y la tristeza del otro para hacer de ella una poética. Esto es medio forzado y se NOTA. Como se de qué se trata, y gentes coimo Horacio Salas lo saben de raíz, le envío una amable dictamen poético: DEJEN DE JODER EL ANIMO DE LA GENTE. Dejen de -en términos cortacianos. pretender manejarle el ánimo a personas con las cuales jamás han tenido una relación profunda y de Humanidad y reconocimiento a sus situaciones de vida. Dejen de hacer demagogia cultural. Dejen de creer que sus poéticas nacen de una matríz cierta. Dejen de mentir poéticamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un punto de vista extremadamente lapidario. No creo que la poesía deba ser "manipulación". El señor Salas, simplemente, en un poema que duele, nos trasmite sus sinceros sentimientos. Condenarle porque expresa lo que siente es lo mismo que condenar a una persona por sus convicciones políticas. Además, nadie tiene el derecho de indicar cómo debe poetizar un poeta. Y en cuanto al llanto tanguero, también está equivocado, pues ese registro es inmortal y gusta a muchísima gente. Sea más respetuoso, pues, estimado, con su crítica. Si yo le digo que su crítica no me gusta, probablemente usted me responderá lo que yo aquí. Saludos.

      Eliminar