jueves, abril 13, 2017

Santiago Espel / Leonardo da Vinci. Anatomía















Todo hombre a la edad de tres años
tiene la mitad de la altura total
que alcanzará finalmente.
¿Con qué palabras podrá describirse
el corazón, sin llenar páginas
                y páginas de un libro?
Ningún órgano necesita tantos
          músculos como la lengua.
Tengo tantas palabras en mi lengua
materna, que más que lamentar la falta
de palabras con que expresar las ideas
que tengo en mi mente, debería
lamentar la falta de un recto
conocimiento de las cosas.
Si de noche nuestro ojo se sitúa
entre la luz y el ojo de un gato, el ojo
nos parecerá como si fuera de fuego.

(Cuaderno de notas)

Santiago Espel (Buenos Aires, 1960), Breviario exótico de accidentes poéticos, La carta de Oliver, Buenos Aires, 2016




No hay comentarios.:

Publicar un comentario