sábado, junio 24, 2017

Jorge Posada / Variaciones sobre un tema de Fairchild.





                           










                         me obligan a salir
                                    sus gritos se oyen a cinco cuadras
                llevo en el pantalón un trozo de bistec
                                           los ojos enormes de las vacas
                               tengo quince
              envío tarjetas de navidad
                              a los albergues infantiles
               junto a las muñecas de segunda mano que robo
     me acuesto con hombres cada vez mayores
            cincuentones que usan calzones amarillos
                antes de mamárselas juego con los pelos blancos de su pubis
                                              saben a jabón
                                                    a orina rancia
                                        miro los lunares de sus muslos
                                               manchas de viejo
                                           ahora en el patio hay dos morros
                                                                  tiran penales
                               cuando patean los músculos de las pantorrillas se les marcan
                                              llevan shorts
                     cuando corren bailan los testículos
                                   al anotar festejan como las estrellas de la tv
                                                se desbocan se insultan
                      cuando me descubren intentan golpear más fuerte
                              a uno de mis amantes le gusta escuchar videos deportivos
                                                      mientras lo monto
                            benjamín galindo desde media cancha
                                            un pase de cuarenta metros 
                       zague  controla  con el pecho
                                       dispara
                                luis roberto alves zague 
                           la voz del narrador como si estuviera llena de larvas
                     con la pierna izquierda cruza al arquero
                                         busca una palabra
                                                  la belleza
                                    pero no se atreve a decirla
                          detrás del arco hay vallas de tecate banamex lucky strike
                              ¿esas imágenes son la belleza?
                                                                 peligro
                                                            batistuta
                                                         un tiro muy potente que vence a campos
                        hubo una duda defensiva entre ramón ramírez y ramírez perales
                            porque ramírez perales pensó que ramírez 
                                       o la tragedia búlgara
                                                   viene alberto garcía aspe
                                          toma poca distancia 
                                                la vuela
                          los fotógrafos sobre el rostro hilos de saliva amarga
                             marcelino bernal se persigna y la entrega a borislav mikhailov
                             chupo una piedrita lisa
                                  acaricio mis codos
                                          más pequeños que los dientes de las vacas
                            hago el ruido de las avispas
                                                pienso en hacérmela
                                                   bocabajo
                                        los mosaicos fríos
                                            aguanto la respiración
                                         me vuelvo ciega
                                              cuando termino el cuarto crece
                                  un hombre nos persigue
                    a mi hermana y a mí
                           estamos en la zotehuela
                     ella se quita la ropa
                             se pone botas de lluvia negras enormes
                                              no puede caminar
                                                            ríe y ríe
                            sus cabellera se mueve
                              aventamos martillos
                                agujeros en los muros
                                                            toma un frasco de sal
                               come a puños y se ahoga
                                      quizá la belleza sea eso
                                         la boca de mi hermana
                                                    llena de sal
                       sus pelos duros como las reses
     
(inédito)

Jorge Posada (San Luís de Potosí, México, 1980)

Ref.
costasinmar.blogspot.com
24 Festival Internacional de Poesía de Rosario



viernes, junio 23, 2017

Alejandro Schmidt / Dos poemas
















MEJOR

DESDE QUE ME OPERARON DE CATARATAS

VEO MEJOR

LA ARIDEZ

DE LO QUE BRILLA


-Asuntos terrenales (poemas 1995-2000), inédito


acude la noche al NO

como quien regresa de un dolor muy cierto
y pone en transparencia las preguntas

acude la noche al NO

(hay rostros en la oscuridad
sonrisas nunca contadas…)

y toda su casa que
yace en la ciudad
en el mundo
hierve junto al mar de los réprobos

habrá un ángel para triunfar los días y el olvido

pero ese dolor
ese dolor
se cuida
de las palabras

peste

del corazón.

Alejandro Schmidt (Villa María, Argentina, 1955), Romanticismo y verdad, junio y mayo de 2017

http://romanticismoyverdad.blogspot.com.ar/

Ref. La Voz
http://www.lavoz.com.ar/ciudad-equis/alejandro-schmidt-poeta-en-obra




jueves, junio 22, 2017

Griselda García / Por qué miro a esa mujer
















¿por qué miro a esa mujer?
y usted ¿por qué la mira?
¿por qué la miro? pregunta

si se viste así es porque
quiere que la miren
está provocando
¿por qué qué?
no ve qué tetas qué culo
¿por qué miro a esa mujer?

¿y esa? ¿y esa otra?
dios, qué infierno
¿no tengo derecho?
si les gusta que las miren
después se quejan
de que las violan
yo a mi hija no la dejo salir así

ahora se acerca qué quiere
se hace la guapa la compadrita
cree que me va a apurar a mí

esta mujer ¿qué hace?
¿qué le pasa, está loca?
que se calle que deje de gritar
está loca esta mujer

ella se lo buscó


(Referencia: "Por qué grita esa mujer", de Susana Thenon)

Griselda García (Buenos Aires, 1979)


Bouquet garní * Spam
Ediciones La Carta de Oliver,
Buenos Aires, 2017










Foto: Griselda García en FB



miércoles, junio 21, 2017

Edward Hirsch / Tras una larga noche de insomnio















Bajé andando hasta el mar temprano por la mañana
después de una larga noche de insomnio.

Trepé hasta lo alto de las gigantescas rocas de color gaviota
y dejé atrás los árboles
altos bailarines que extendían las extremidades
y entraban en calor bajo la luz azul.

Entré en el agua salada, un penitente
con el cuerpo manchado,
y nadé hacia una estrella roja que se elevaba
en el este, regio, con una túnica púrpura.

Una orilla desapareció detrás de mí
y otra me llamó por señas.
                                        Confieso
que olvidé a la persona que yo había sido
con la misma facilidad con que las nubes se deslizaban en lo alto.

Mis manos partieron el agua.
El viento presionó mi espalda, alas
y mi alma flotaban sobre las cofias blancas de las olas.

Edward Hirsch (Chicago, Estados Unidos, 1950), The Living Fire: New and Selected Poems 1975-2010, Alfred A. Knopf, Nueva York, 2010.
Versión de Jonio González

Ref. Poetry Foundation


AFTER A LONG INSOMNIAC NIGHT

I walked down to the sea in the early morning
after a long insomniac night.

I climbed over the giant gull-colored rocks
and moved past the trees,
tall dancers stretching their limbs
and warming up in the blue light.

I entered the salty water, a penitent
whose body was stained,
and swam toward a red star rising
in the east—regal, purple-robed.

One shore disappeared behind me
and another beckoned.
                                      I confess
that I forgot the person I had been
as easily as the clouds drifting overhead.

My hands parted the water.
The wind pressed at my back, wings
and my soul floated over the whitecapped waves.

© Edward Hirsch



martes, junio 20, 2017

Silvina López Medin / Debería estar escribiendo un prólogo





















me quedo en este umbral
escalón de piedra
así me senté a llorar un día
frente a una puerta roja
un desconocido me entregó un pañuelo de papel
dijo don’t
worry, it’s not 
worth it, no era el comienzo
de una conversación, siguió de largo y yo seguí
el pañuelo en las manos
al final deshecho
pequeños pedazos de papel
como los que mi padre se pegaba en el rostro
después de afeitarse
ahí donde hay una herida abierta hay
el riesgo de que algo se pegue
un papel o una frase,
it’s not worth it
ante la indefinición de un corte
lo primero que surge son
instrucciones
primeros auxilios
hace falta
tomar ciertos recaudos
apretar la herida es lo primero
acercar sus bordes
y apretar
según el tamaño
según su ubicación
sobre todo no pensar en el filo
en lo contundente
de esa imagen
la publicidad de hojas de afeitar
gillette, la acumulación de las t
triple hoja
un pelo que se corta y cae
y otro
y otro
decir al oído de quien padece
don’t worry, don’t worry
las palabras van
creando un ritmo que se acopla
a la respiración
debe ser eso dar aliento,
me pidieron que escribiera un prólogo no esto
un comienzo, no
algo anterior al comienzo
de un libro, nunca antes
escribí un prólogo, ante lo desconocido
uno se aferra a lo conocido
un escalón de piedra, una puerta roja
un manojo de imágenes
como los niños se aferran a cierta secuencia
baño comida sueño baño comida sueño
hoy
tengo la edad en que veía los cortes en tu rostro
hoy
me corté al afeitarme
padre, el tiempo
deja caer su gota
abrí la puerta
me senté en un escalón
un desconocido me habló en su lengua ajena don’t
worry pero era tu voz
y no era una instrucción
era un comienzo.

(inédito)

Silvina López Medin (Buenos Aires, 1976)

Foto: Silvina López Medin en FB



lunes, junio 19, 2017

Mario Montalbetti / Momentos estelares del Estado-Nación Perú (16 versos)















I

¿en qué momento el Perú
es desde este momento
se jodió el Perú
es desde este momento libre
se jodió
el Perú es desde este momento se jodió
por la voluntad general e independiente es libre

ricas montañas?


II

el amor tiene algo del odio de dios
el amor siendo humano tiene algo del odio de dios
el odio de dios no es humano
el amor siendo humano tiene resaca y delito
el amor humano se empoza y se quema en la puerta del horno
como el odio de dios
como el odio ciego de dios
su luces su luces el sol

Mario Montalbetti (Lima, 1953), "Ocho cuartetas en contra del caballo de paso peruano" (2008), Lejos de mí decirles. Poesía reunida, Colima-Aldvs, Ciudad de México, 2013


Notas del Aministrador: "¿En qué momento se había jodido el Perú?", Conversación en La Catedral, Mario Vargas Llosa;  "... un pan que en la puerta del horno se nos quema", Los heraldos negros, César Vallejo;  "... como del odio de Dios", ib.; "Somos libres, seámoslo siempre,/ Y antes niegue sus luces el Sol,/ Que faltemos al voto solemne...", Himno Nacional del Perú




domingo, junio 18, 2017

Gerður Kristný / Dos poemas















Diciembre

Así que ésta es la vida
a la que todas las demás se dirigen

la mañana negra con la oscuridad
más turbia que en la que
me quedé dormida

tu vara y tu bastón
listos para un golpe

el silbido por encima de mi cabeza
desde el primer momento

Entonces es bueno tener un edredón
y más aún un abrazo


Skagafjörður

Trato de ser
amable con los niños
para que así atiendan mi tumba
cuando llegue el momento
desmenucen las galletas en la hierba
por mi cumpleaños
y reciten el poema sobre
las vacas brincando
ellos mismos viejos y grises

Todo lo mismo
los conoceré otra vez
por el olor celestial del establo

que siempre sean fragantes como el niño Jesús

Gerður Kristný (Reikiavik, 1970), Periódico de Poesía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), N° 99, mayo de 2017
Traducción de Mohsen Emadi y Arturo Loera



sábado, junio 17, 2017

Jules Laforgue / Dos poemas






















Madrigal

Sí, la vida es para vos un camino triunfal,
Pero qué sabés del destino, las marchas eternas,
Rica, amada de rodillas, bella entre las bellas,
Esta noche tal vez después de la fiebre del vals

Sentirás llegar la muerte en un temblor fatal
Y tu rubio cadáver con las vidriosas pupilas
Se irá a pudrir en su dulce lecho de puntillas,
Luego a perderse anónimo en el turbión vital.

O, quién sabe, tal vez tu corazón florecerá
En el clavel que una obrera en su ventana regará,
Ese clavel será vendido un día en la vereda

Y ese que hoy te arrulla te dice “oh alma mía”
Por centavos se lo dará a una vulgar fulana
Y vos oirás a ambos gemir sobre la cama.



En lugar de los "últimos sacramentos"

“Me hizo llamar una tarde de otoño.
En su mansarda un frío loco.
Temblaba tísico, la piel de cera
Como la luz de una pobre vela.
Su fuelle rugía como un órgano viejo
Y la piel tomaba ahora ese tono
Del verdín que sobre el suelo de la morgue
A lo largo quiere ocuparlo todo.
-Viejo, voy a reventar, dijo con una sonrisa el pobre
Que heló el caracú en mi hueso.
Para acabarla -sabés- quisiera un vampiro
Que me vaciara la espalda con un beso.
Bajé, muy calmo, hasta el callejón y en la esquina
Silbé a la primera pollera blanca que patina
oliendo a un macho en busca de una mina.
Después al mostrarle al moribundo
Y de ponerla al tanto de su sombría tarea
Vi que se le agitaba furiosa la pechera.
En su mirada cálida de mil locas noches sin nombre
Vi despabilar sus gastados sentidos por el hombre.
Se desviste, bosteza, hace una pausa;
Luego como bajo un látigo lanzada,
Su morro en llamas y su lengua rosada,
Salta sobre el agonizante.
Él siente el soplo rugiente
Que hace la lava al correr,
Los riñones fríos hervir otra vez.
Una chispa de loco celo estalla en sus ojos huecos,
Pronuncia algunas palabras apretadas, como ecos.
Los vi extenderse a lo largo. Como en la roca pelada
Un nudo de serpientes se retuerce atosigada.
Salí. Los dejé en medio de su lucha amarga y fiera.
A la mañana siguiente ya estaba muerto.
Pálido, muy chupado y en su lecho yerto”.

Jules Laforgue (Montevideo, 1860-París, 1887), Poésies complètes, Le Livre de Poche, 1970
Versiones de Angel Faretta

Nota del traductor: Estos poemas constituyen el apéndice a La traducción de la melancolía. La poética del tango argentino como forma lírica de la modernidad (inédito)


Madrigal

Oui, la Vie est pour vous un chemin trionphal.
Mais, qui sait des destins les marches Éternels?
Riche, aimée a génoux, belle entre les plus belles.
Ce-soir peut-être après les fièbres du bal,

Vous sentirez la mort dans un frisson fatal;
Et votre blonde cadáver aux vitreses prunelles
Ira pourrir dans son doux linceul de dentelles,
Puis se perdre, anonyme, au tourbillon vital.

Or, qui sait? Votre coeur ira fleurir, peut-être,
Le oillet qu’une ouvrière arrose à sa fênetre.
Et cet oillet, un soir, vendu sur le trottoir,

Celui qui maintenant vous roucoule: “Ô mon âme!”
L offrira dans des louis à vuelque fille infâme...
-Et vous les entendrez gemir, dans le boudoir.


Au lieu des ‘derniers sacrements’

“Il me fit appeler; c’etait un soir d’automme
Dans sa mansarde au froid du loup
Il grelottait au lit, phtisique et le teint jaune
Comme une chandelle d’un sou
Son coffre caverneaux râlait comme un vieil orgue,
Sa peau prenait dejà le ton
Des verdâtres noyés qu’auz dalles de la Morgue
On vois s’étaler totu du long.
-Mon cher je vais crecer, me dit-il dans un rire
Qui figea la moelle en mes os
Pour m’achever, sais-tu, je voudrais un vampir
Qui d’un baiser vidât mon dos!
Je descendis très-calme, aun coin d’une ruelle
Sifflait le premier blanc jupon
Que j’aperçus flairant un mâle en quête de femelle
Et lui montrai le moribond.
Quand je l’eus mise au fait de sa besogne sombre
Je vis se cabrer ses deux seins
Et dans ses regards chauds de nuits folles sans nombre
Se réveiller ses seins éteints.
Elle se devêtit, bâilla, fit une pause
Puis, comme sous un fouet cuisant,
Sur sa babine en feu passant sa langue rose
Bondit près de l’agonisant!
Lui, sentant à ce Soufflé un hurlant flot de lave
Bouillonner dans ses reins gelés,
Un éclair de rut fou flamba dans son oeil cave
Il dit quelques mots étranglés
Et je les vis s’etrindre. Ainsi sur un roc chauve
Un noeud de vipères se tord.
Je sortis, les laissant à leur lutte âpre et fauve.
Le lendemain, il était mort.
I gisait pâle et grêle étendu sur sa couche”.



viernes, junio 16, 2017

Marcelo Díaz / Al igual que las gárgolas...
















Al igual que las gárgolas en su trayectoria
por el vacío descubrimos
que los cálculos eran incorrectos.
A falta de equilibrio
nos dirigimos hacia el desastre.
No le pregunté al astrólogo
por los ojos del dragón;
oh, pequeño dios desplegado
en la alfombra amarilla
desenfunda tus cazadores
con sus maquinarias nocturnas
convierte los enunciados
en una lengua de fuego
enciende los árboles de la experiencia
como el manto de un meteorito
que avanza imperturbable
sobre los acontecimientos.

Marcelo Díaz (Villa Mercedes, Argentina, 1981)

"La máquina celestial",
El arquero real,
Borde Perdido Editora,
Córdoba, Argentina, 2016








Foto: Marcelo Díaz por Juan Pablo González en FB



jueves, junio 15, 2017

Jonio González / T
















¿te irás esta noche?
¿dejarás a quienes te aman
con tus gestos, tus palabras,
tu pasado?
¿serás tú esa
la que parte
o la que soñaste ser
la que escapó de nuestras vidas
esa cuyos deseos no advertimos?
sé quién nos ha amado
recuerdo cada caricia
pero ¿a quién hemos amado?

en cada cruce del camino nos esperas


(inédito)

Jonio González (Buenos Aires, 1954)

Foto: Jonio González en FB



miércoles, junio 14, 2017

Roberto Appratto / Un principio romántico...
















2.

un principio romántico: un parque solitario y sombrío
y un lago en las afueras, en el atardecer, en la quietud
de un caserón en ruinas:
el viento suena en las alturas de un paisaje montañoso,
el mundo escrito con una nitidez resplandeciente,
con el sol que invade una espaciosa estancia
y lo toma de espaldas, en un alto de la inspiración
cuando imagina hojas que van cayendo de los árboles
al suelo: tiene el movimiento en la cabeza, pero no sabe.
el ensueño
es un viaje, la turbulencia que sacude el lago.
su sentimiento,
que deja a las colinas, al aire de alrededor, a la luna,
impregnados. la fuerza de lo que está escribiendo ahora
es inmensa, la profundidad de su imaginación
llega hasta un fondo de sí mismo que no conocía
hasta que pensó en ella un segundo,
un interior de túnel que el poeta
convierte en himno
a su soledad. ella sabe quién es él,
ella también tiene un interior que se enciende,
un infinito
que no es sólo el amor:
es bueno callar por un segundo.

(de Levemente ondulado, 2005)

Roberto Appratto (Montevideo, 1950), Muestra de la poesía uruguaya actual, Ricardo Pallares-Jorge Arbeleche, Academia Nacional de Letras de Uruguay, Departamento de Lengua y Literatura, 2009 / Letras Uruguayas



martes, junio 13, 2017

Raymond Queneau / Para un arte poética














Tome una palabra tome un par
como huevos póngalas a cocinar
tome un pedacito de significado
después de inocencia un buen bocado
caliente a fuego lento
al fuego lento de la técnica
cubra con salsa mistérica
rocíe estrellas como pimienta
y después, ¡a izar las velas!
pero ¿adónde quiere ir?
¿a escribir? ¿en serio? ¿a escribir?

Raymond Queneau (El Havre, Francia, 1903-Neuilly-sur-Seine, Francia, 1976), "Editorial. La poesía tiene muchas maneras", Extra/1, N° 1, Buenos Aires, marzo de 2016
Traducción de Anahí Mallol y Mirta Rosenberg


Foto: Raymond Queneau Jacques Haillot/Sygma/Corbis/The Guardian


Pour un art poétique

Prenez un mot prenez en deux
faites les cuir' comme des oeufs
prenez un petit bout de sens
puis un grand morceau d'innocence
faites chauffer à petit feu
au petit feu de la technique
versez la sauce énigmatique
saupoudrez de quelques étoiles
poivrez et mettez les voiles
Où voulez vous donc en venir ?
A écrire Vraiment ? A écrire ?



lunes, junio 12, 2017

Marianne Moore / Poesía















Yo, también, la detesto: hay cosas que son importantes más allá
                     de todo este jugueteo
Al leerla, en cambio, con un perfecto desprecio por ella, uno
                     descubre que hay dentro
         después de todo, un lugar para lo genuino.
                    Manos que pueden agarrar, ojos
                    que pueden dilatarse, cabello que puede erizarse,
                    si debe; estas cosas son importantes no porque una
interpretación altisonante puede ser puesta sobre ellas sino porque
      ellas son
útiles; cuando ellas se vuelven tan derivativas como para volverse
       inentendibles, la
misma cosa puede ser dicha para todos nosotros— que nosotros
           no admiramos lo que
           no podemos entender. El murciélago,
colgado cabeza abajo o en la búsqueda de algo
para comer, elefantes empujando, un caballo salvaje revolcándose, un infatigable,
           lobo bajo
un árbol, el crítico inconmovible titila su piel como un caballo
         que espanta una mosca, el fanático del
béisbol, el estadístico—caso tras caso
      podría ser citado si
     uno lo deseara; no es válido
    discriminar contra “documentos financieros y
libros de texto escolares”; todos estos fenómenos son importantes. Uno debe
      hacer distinciones
sin embargo: cuando es arrastrado en prominencia por poetas mediocres,
    el resultado no es poesía,
 ni hasta los autócratas entre nosotros pueden ser
          “literalistas de
           la imaginación”— que por encima de
     la insolencia y la trivialidad  puedan presentar
para una inspección, jardines imaginarios con sapos verdaderos
       y nosotros vamos a
 tenerlos. Mientras tanto, si exige por un lado, desafiando
            su opinión—
           la materia prima de la poesía en
          toda su crudeza, y
         lo que es por otra parte,
        genuino, entonces está interesado en la poesía.

Marianne Moore (Kirkwood, Estados Unidos, 1887-Nueva York, Estados Unidos, 1972), "Selected Poems (1935)", Complete Poems, Macmillan-Penguin, Nueva York, 1994
Versión de Noelia Torres
Foto: Marianne Moore como estudiante de primer año en el Bryn Mawr College en Pensilvania, sin fecha Museum of the City of New York


Poetry

 I, too, dislike it: there are things that are important beyond
      all this fiddle.
   Reading it, however, with a perfect contempt for it, one
      discovers in
   it after all, a place for the genuine.
      Hands that can grasp, eyes
      that can dilate, hair that can rise
         if it must, these things are important not because a

high-sounding interpretation can be put upon them but because
      they are
   useful. When they become so derivative as to become
      unintelligible,
   the same thing may be said for all of us, that we
      do not admire what
      we cannot understand: the bat
         holding on upside down or in quest of something to

eat, elephants pushing, a wild horse taking a roll, a tireless
      wolf under
   a tree, the immovable critic twitching his skin like a horse
      that feels a flea, the base-
   ball fan, the statistician--
      nor is it valid
         to discriminate against "business documents and

school-books"; all these phenomena are important. One must make
      a distinction
   however: when dragged into prominence by half poets, the
      result is not poetry,
   nor till the poets among us can be
     "literalists of
      the imagination"--above
         insolence and triviality and can present

for inspection, imaginary gardens with real toads in them,
      shall we have
   it. In the meantime, if you demand on the one hand,
   the raw material of poetry in
      all its rawness and
      that which is on the other hand
         genuine, you are interested in poetry.


domingo, junio 11, 2017

Luis Felipe Fabre / Trailer I















De Poemas de terror y de misterio (Almadía, Ciudad de México, 2013)

Una chica desaparece en circunstancias misteriosas: otra
chica desaparece y luego
otra

y otra y otra y otra y otra y otra: no

hay motivos de alarma, explica
el jefe de la policía, según las estadísticas
es normal que en México algunas chicas desaparezcan. Pero

una noche, un cuello, un alarido, unos colmillos ensangrentados:
hubo testigos:

¡las chicas han vuelto!:

una linterna se enciende en medio de la  oscuridad
sólo para iluminar el terror: una estampida de murciélagos:

¡las chicas han vuelto!

rosas dentadas, tarántulas de terciopelo, rojas bocas del infierno:
son las mujeres vampiro

que del crimen, la muerte y el olvido han vuelto
como el karma, como
los remordimientos han vuelto, sedientas
de sangre y de venganza.

Las chicas han vuelto: una película de Luis Felipe Fabre.

Las chicas han vuelto: próximamente en cines.

Luis Felipe Fabre (Ciudad de México, 1974), "Seis poetas mexicanos contemporáneos", introducción y selección de Ezequiel Zaidenwerg, Extra/1, N° 1, Buenos Aires, marzo de 2016


Foto: Luis Felipe Fabre, 2013 Timo Berger/LATINALE @ STADTSPRACHEN



sábado, junio 10, 2017

Dante Alighieri / Purgatorio, Canto vigesimosexto














Mientras por el borde, uno detrás de otro,
íbamos, y a menudo el buen maestro
decía: "Cuidado: mira que te advierto",

me hería el sol sobre el hombro diestro,
que ya rayando todo el occidente
mudaba el blanco en celeste aspecto;

y con mi sombra hacía más incandescente
parecer la llama; de modo que tal indicio
vi que muchas sombras andando lo miraban.

Esa fue la ocasión de que diese inicio
su hablar de mí, y que comenzaran
a decir: "Este no parece un ser ficticio";

luego, hacia mí, cuanto podían acercarse,
lo hicieron, siempre con cuidado
de no salir a donde no se ardiese.

"Oh tú que vas, no por ser tardo,
sino tal vez reverente, detrás de los otros
respóndeme, que en sed y en fuego ardo.

"No sólo para mí es valiosa tu respuesta,
que todos estos tienen sed mayor
que de agua fría el etíope o el hindú.

"Dinos cómo es que haces pared
al sol, a menos que no te haya todavía
la muerte atrapado con la red".

Así me hablaba uno, y le habría
respondido, si no hubiese estado atento
a otra novedad que apareciera.

Por el medio del camino ardiente
venía gente al encuentro de ésta,
lo que me dejó de mirarlos suspendido.

Veo de todas partes acercarse presta
cada sombra a besarse una con otra
sin parar, contentas de la breve fiesta;

así, en medio de su hilera oscura
topa la trompa una con otra hormiga,
tal vez por espiar senda y fortuna.

No bien terminada la recepción amiga,
antes que el primer paso las aleje,
en vociferar cada una se fatiga

la nueva gente: "Sodoma y Gomorra",
y la otra: "A la vaca entra Pasifae
para que el torito a su lujuria corra". *

Luego, como grullas que a las montañas Rife
vuelan en parte, y en parte a las arenas,
éstas de hielo, aquéllas de sol esquivas,

una gente se va, y la otra gente viene
y vuelven, lagrimeando, a los primeros cantos
y a gritar lo que les concierne;

y se acercaron a mí, como estaban antes,
los mismos que me habían rogado,
con la intención de oír en los semblantes.

Yo, que dos veces viese tal deseo,
comencé: "Oh ánimas seguras
de llegar a la paz cuando es debido, 

"no quedaron verdes ni maduras
mis partes allá, que son conmigo,
con su sangre y con sus coyunturas.

"Voy arriba para no ser más ciego;
dama hay allá que me adquiere gracia
y lo mortal por este mundo llevo.

"Sea saciado vuestro mayor deseo
pronto, y que el cielo los acoja,
tan lleno de amor y tan abierto,

"si me dicen, para que lo escriba,
quiénes son ustedes y aquella turba
que se aleja detrás de sus espaldas".

No de otro modo estupefacto se conturba
el montañés, y contemplando enmudece,
cuando tosco y silvestre va a la ciudad,

como en su aspecto lo hizo cada sombra;
pero ya del asombro liberadas,
el cual en altos corazones pronto cesa,

"¡Feliz tú, que de nuestras comarcas",
recomenzó el que primero preguntara,
"para morir mejor, ganas sapiencia!

"La gente que no va con nosotros ofendía
con lo que ya al César, triunfando,
'reina' le costó que le gritaran; **

"por eso se van 'Sodoma' clamando,
reprobándose, como lo has oído,
y ayudan al ardor avergonzándose.

"Nuestro pecado fue hermafrodítico
pero porque no servimos ley humana,
siguiendo como animales el apetito,

"en nuestro oprobio, decimos por nosotros,
cuando partimos, el nombre de aquella
que se embruteció entre brutos leños.

"Ahora sabes de nuestros actos y pecados:
si saber quieres los nombres que tenemos,
no sabría, ni es el tiempo de decirlos.

"Saber el mío te haré quererlo menos:
soy Guido Guinizelli, y  aquí me purgo ***
por haberme dolido ante el extremo".

Cual en la tristeza de Licurgo
corrieron los hijos a ver la madre,
tal hice yo, aunque con menos ímpetu,

cuando lo oí nombrarse al padre
mío y de otros que mejor usaron
rimas de amor dulces y elegantes;

y sin oír ni decir, caminé pensativo
un largo trecho contemplándolo,
separado de él por aquel fuego.

Luego que me complací en mirarlo,
me ofrecí enteramente a su servicio,
con la firmeza de seguro juramento.

Y él me dijo: "Dejas tal vestigio,
por lo que oigo, en mí, y tan claro,
que el Leteo no podrá quitármelo.

"Pero si tus palabras de verdad juraron,
dime por qué razón tanto demuestras,
en el mirar y el decir, que te soy caro".

Y yo: "Por los dulces dichos tuyos,
que, cuanto dure el uso moderno,
harán queridos todos tus escritos".

"Oh hermano", dijo, "éste que te muestro
con el dedo", y señaló un espíritu delante,
"fue el mejor herrero del hablar materno.

"Versos de amor y prosas de romances
las hizo todas; y deja hablar a los estúpidos
que aquél de Lemosín creen que lo vence.

"A voces, más que a verdad, alzan el rostro,
y se afirman así en sus opiniones,
antes de escuchar bien el arte o los juicios.

"Así lo mismo hicieron con Guittone,
de grito en grito por él alzando el precio,
hasta que la verdad de muchos los venciese.

"Ahora, si tienes tan amplio privilegio,
que es lícito para ti llegar al Claustro
en el que es Cristo abad de aquel colegio,

"reza por mí, ante él, un Padrenuestro,
que tanto necesitamos en este mundo,
donde el poder de pecar ya no tenemos".

Luego, tal vez por dar sitio a un segundo
que había llegado, se perdió en el fuego
como el pez en agua se va al fondo.

Me adelanté un poco al señalado
y dije que mi deseo a su nombre
le preparaba gracioso acogimiento.

El comenzó diciendo libremente:
"Tan m'abellis vostre cortes deman, ****
qu'ieu no me puesc ni voill a vos cobrire.

"Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan;
consiros vei la passada folor,
e vei jausen lo joi qu'esper, denan.

"Ara vos prec, per aquella valor
que vos guida al som de l'escalina,
sovenha vos a temps de ma dolor!".
Y se ocultó en el fuego que refina.

Dante Alighieri (Florencia, Italia, 1265-Rávena, Italia, 1321), "Purgatorio", La Divina Comedia, traducción y notas de Jorge Aulicino, Edhasa, Buenos Aires, 2015


Ilustración: Dante por Carlos Alonso



* La reina Pasifae, esposa del rey Minos, sació su zoofilia ocultándose en una vaca de madera y cuero que le permitió acercarse a un toro blanco. Hijo de tales apetitos fue el Minotauro.

** Suetonio refiere que, triunfador en las Galias, César oyó que algunos soldados lo llamaban "reina" por supuestas relaciones carnales con el rey de Bitinia, en su juventud.

*** Guinizelli, padre adoptado del dolce stil nuovo, nació en Boloña hacia 1230 y murió en 1276, en Padua. Participó, como Dante, de la vida política, del lado de los gibelinos. Los florentinos consideraron su canción Al cor gentil rempaira sempre amore, en la que proclama la asociación del amor con la virtud del alma, el manifiesto de la "moderna" escuela. En los versos siguientes, Guinizelli descalifica a Gerardo de Bornell, poeta de Limoge, y a Guittone d'Arezzo. Luego presenta al miglior fabbro del parlar materno, Arnaut Daniel.

**** En provenzal en el original. La versión de los comentaristas en italiano permite esbozar esta: Tanto me place vuestra cortés demanda / que no puedo ni quiero a vos celarme. / Yo soy Arnaut, que lloro y voy cantando; / miro afligido la locura pasada / y la dicha que espero alegre veo delante. / Te ruego ahora por aquel valor / que te guía al sumo de la escala, / recuerdes atemperar a su tiempo mi dolor.

P. Canto XXVI

Mentre che sì per l’orlo, uno innanzi altro,
ce n’andavamo, e spesso il buon maestro
diceami: "Guarda: giovi ch’io ti scaltro"; 3

feriami il sole in su l’omero destro,
che già, raggiando, tutto l’occidente
mutava in bianco aspetto di cilestro; 6

e io facea con l’ombra più rovente
parer la fiamma; e pur a tanto indizio
vidi molt’ombre, andando, poner mente. 9

Questa fu la cagion che diede inizio
loro a parlar di me; e cominciarsi
a dir: "Colui non par corpo fittizio"; 12

poi verso me, quanto potëan farsi,
certi si fero, sempre con riguardo
di non uscir dove non fosser arsi. 15

"O tu che vai, non per esser più tardo,
ma forse reverente, a li altri dopo,
rispondi a me che ’n sete e ’n foco ardo. 18

Né solo a me la tua risposta è uopo;
ché tutti questi n’ hanno maggior sete
che d’acqua fredda Indo o Etïopo. 21

Dinne com’è che fai di te parete
al sol, pur come tu non fossi ancora
di morte intrato dentro da la rete". 24

Sì mi parlava un d’essi; e io mi fora
già manifesto, s’io non fossi atteso
ad altra novità ch’apparve allora; 27

ché per lo mezzo del cammino acceso
venne gente col viso incontro a questa,
la qual mi fece a rimirar sospeso. 30

Lì veggio d’ogne parte farsi presta
ciascun’ombra e basciarsi una con una
sanza restar, contente a brieve festa; 33

così per entro loro schiera bruna
s’ammusa l’una con l’altra formica,
forse a spïar lor via e lor fortuna. 36

Tosto che parton l’accoglienza amica,
prima che ’l primo passo lì trascorra,
sopragridar ciascuna s’affatica: 39

la nova gente: "Soddoma e Gomorra";
e l'altra: "Ne la vacca entra Pasife,
perché 'l torello a sua lussuria corra". 42

Poi, come grue ch’a le montagne Rife
volasser parte, e parte inver’ l’arene,
queste del gel, quelle del sole schife, 45

l’una gente sen va, l’altra sen vene;
e tornan, lagrimando, a’ primi canti
e al gridar che più lor si convene; 48

e raccostansi a me, come davanti,
essi medesmi che m’avean pregato,
attenti ad ascoltar ne’ lor sembianti. 51

Io, che due volte avea visto lor grato,
incominciai: "O anime sicure
d’aver, quando che sia, di pace stato, 54

non son rimase acerbe né mature
le membra mie di là, ma son qui meco
col sangue suo e con le sue giunture. 57

Quinci sù vo per non esser più cieco;
donna è di sopra che m’acquista grazia,
per che ’l mortal per vostro mondo reco. 60

Ma se la vostra maggior voglia sazia
tosto divegna, sì che ’l ciel v’alberghi
ch’è pien d’amore e più ampio si spazia, 63

ditemi, acciò ch’ancor carte ne verghi,
chi siete voi, e chi è quella turba
che se ne va di retro a’ vostri terghi". 66

Non altrimenti stupido si turba
lo montanaro, e rimirando ammuta,
quando rozzo e salvatico s’inurba, 69

che ciascun’ombra fece in sua paruta;
ma poi che furon di stupore scarche,
lo qual ne li alti cuor tosto s’attuta, 72

"Beato te, che de le nostre marche",
ricominciò colei che pria m’inchiese,
"per morir meglio, esperïenza imbarche! 75

La gente che non vien con noi, offese
di ciò per che già Cesar, trïunfando,
"Regina" contra sé chiamar s’intese: 78

però si parton "Soddoma" gridando,
rimproverando a sé com’ hai udito,
e aiutan l’arsura vergognando. 81

Nostro peccato fu ermafrodito;
ma perché non servammo umana legge,
seguendo come bestie l’appetito, 84

in obbrobrio di noi, per noi si legge,
quando partinci, il nome di colei
che s’imbestiò ne le ’mbestiate schegge. 87

Or sai nostri atti e di che fummo rei:
se forse a nome vuo’ saper chi semo,
tempo non è di dire, e non saprei. 90

Farotti ben di me volere scemo:
son Guido Guinizzelli, e già mi purgo
per ben dolermi prima ch’a lo stremo". 93

Quali ne la tristizia di Ligurgo
si fer due figli a riveder la madre,
tal mi fec’io, ma non a tanto insurgo, 96

quand’io odo nomar sé stesso il padre
mio e de li altri miei miglior che mai
rime d’amor usar dolci e leggiadre; 99

e sanza udire e dir pensoso andai
lunga fïata rimirando lui,
né, per lo foco, in là più m’appressai. 102

Poi che di riguardar pasciuto fui,
tutto m’offersi pronto al suo servigio
con l’affermar che fa credere altrui. 105

Ed elli a me: "Tu lasci tal vestigio,
per quel ch’i’ odo, in me, e tanto chiaro,
che Letè nol può tòrre né far bigio. 108

Ma se le tue parole or ver giuraro,
dimmi che è cagion per che dimostri
nel dire e nel guardar d’avermi caro". 111

E io a lui: "Li dolci detti vostri,
che, quanto durerà l’uso moderno,
faranno cari ancora i loro incostri". 114

"O frate", disse, "questi ch’io ti cerno
col dito", e additò un spirto innanzi,
"fu miglior fabbro del parlar materno. 117

Versi d’amore e prose di romanzi
soverchiò tutti; e lascia dir li stolti
che quel di Lemosì credon ch’avanzi. 120

A voce più ch’al ver drizzan li volti,
e così ferman sua oppinïone
prima ch’arte o ragion per lor s’ascolti. 123

Così fer molti antichi di Guittone,
di grido in grido pur lui dando pregio,
fin che l’ ha vinto il ver con più persone. 126

Or se tu hai sì ampio privilegio,
che licito ti sia l’andare al chiostro
nel quale è Cristo abate del collegio, 129

falli per me un dir d’un paternostro,
quanto bisogna a noi di questo mondo,
dove poter peccar non è più nostro". 132

Poi, forse per dar luogo altrui secondo
che presso avea, disparve per lo foco,
come per l’acqua il pesce andando al fondo. 135

Io mi fei al mostrato innanzi un poco,
e dissi ch’al suo nome il mio disire
apparecchiava grazïoso loco. 138

El cominciò liberamente a dire:
"Tan m’abellis vostre cortes deman,
qu’ ieu no me puesc ni voill a vos cobrire. 141

Ieu sui Arnaut, que plor e vau cantan;
consiros vei la passada folor,
e vei jausen lo joi qu’ esper, denan. 144

Ara vos prec, per aquella valor
que vos guida al som de l’escalina,
sovenha vos a temps de ma dolor!". 147

Poi s’ascose nel foco che li affina.